VUELVE LA NAVIDAD

(RECUPERADO. TEXTO ESCRITO EL MIÉRCOLES, 11 DE DICIEMBRE DE 2013)

Un año más y como viene siendo costumbre, al menos desde que yo tengo conocimiento, siempre a finales de noviembre vuelve La Navidad y demás acontecimientos relacionados con esta Fiesta.
Luces de colores, abetos y pinos decorados, centros comerciales que vienen anunciándolo desde hace meses, cuando aún estábamos con el bañador puesto (ahí me he pasado un poco, pero así queda mejor, en plan crítica) . Turrón, bebidas con espuma, polvorones y roscos de vino se amontonan en las tiendas para endulzar lo que viene a ser La Navidad, sin olvidarnos de los coquitos y los mantecados con azúcar por encima, que cuando te vas a comer uno te pones perdido, con suerte si llevas camisa y no llevas un jersey de lana, que se queda adherido cual si decoro navideño simulando nieve, como la que se echa en El Belén, que comentado ha sido en otros lares, ya que pocas veces nevaba en Belén, ¿o quizá alguno de vosotros ha estado en Belén y nevaba? Si la respuesta es Sí, mándame la foto que lo demuestra; o por el contrario y haciendo alarde de mi selectiva incredulidad, te diré que no es cierto.
Para los niños es muy ilusionante, y escriben cartas a los Reyes Magos de Oriente, otros que con lo mayores que son, ganas tienen de pegarse esos viajes en camello, verás como al final alguno tiene un disgusto por tradionales que quieren ser. Joer, ¡que se inventaron las máquinas y son para algo! Pues no vienen ellos en camello, y luego traen coches y motos a los niños… y además teledirigidos, que en mis tiempos eran con cable, y ahora sólo llevan una antenita, pero hay que reconocer que antes hacíamos deporte al jugar con ellos, porque teníamos que ir detrás, y ahora como no hay cable… pues me siento en un banco y lo miro como funciona, luego a la larga se traduce en problemas de colesterol.
También viene Papá Noel, un viaje más cómodo porque viene en trineo, aunque también desde lejos, y bien abrigado que viene el hombre, suele traer menos regalos, o a veces ni viene, pues con su también avanzada edad, es normal que se pase por alto alguna chimenea, o que venga y no traiga para todos, pues se le ha olvidado algo en el trineo, y por no volver…
No sé si eres Padre o Madre, pero cuantas veces hemos usado a estos personajes para decir a los niños cuando no hacen algo que queremos: -¡Pues te está viendo Papá Noel!-  Verás tú la cara que se nos va a quedar cuando nos respondan: -¡Venga Papi! ¡Con lo mayor que es, como nos va a ver desde tan lejos!-

Qué bonito es vivir con esa Ilusión, incluso Mágica que entraña todo esto; qué bonito sería hacernos pequeños en muchas ocasiones, y poder vivir de nuevo con esa ignorancia, entre comillas.
Bueno, al final me pongo Navideño, lo estoy viendo, así que, hasta aquí hemos llegado hoy.

Espero que te guste, y por supuesto:
¡Felices Fiestas! ¡Ah! y límpiate, que ya te has estado comiendo un mantecado… que mira como tienes el jersey…

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s