BUENAS NOCHES, LAS QUE VIENEN

Hola majos barra as. Hace más de un año que no paso por aquí para dejaros una parrafada, estáis todos estupendos a pesar de que sois un año más mayores que la última vez, pero no pasa nada lo importante es como te sientes, y claro ahora dirás que estás hecho un chaval y todas esas cosas que gustais oir y deciros, siempre que la persona que tenéis enfrente no os haya dicho que  da gusto verte, que cada vez estás más joven… ¡venga ya! cómo vas a estar más joven, si eres un año más mayor, jodios mentirosos, que en cuanto se despiden de ti, agarran el móvil para llamar a alguien que te conocía y por supuesto la conversación es:
-Madre mía tía, me he encontrado con Alfredo, que estuvimos cenando con él y su chica el año pasado, ¿te acuerdas?…. Sí sí, ese tía, qué pena tía, cómo se estropean los cuerpos, le he visto más gordo, tía, con poco pelo y cómo si tuviera quince años más…
¡Será asquerosa y rabiosa la tía! Si el tema es que pasó de ti, y te jode que se casó con Mari Carmen que no podías ni verla cuando trabajabas con ella en “el Pryca”, que luego se pasó a jefa de recursos humanos de “Simago” y encima pilló un quinto premio de la lotería de Navidad el año que fue vendiendo participaciones un compañero, justamente el día que tú te habías cogido libre y llevaban todos menos tú…

En mi caso no estoy más joven, ni tengo más pelo, ni estoy más gordo que el año pasado, con lo cual, he llegado a la conclusión de que me mantengo estupendamente y me importa más bien poco o nada lo que tú digas al respecto, a ver si te voy a decir yo a ti que estás más joven que la última vez que te vi…

La única pega que me veo es el tema del pelo, no porque tenga poco, que me preocupa de manera directamente proporcional a la cantidad que poseo, sino porque me sale donde no es. Véase el caso de que no crece al mismo ritmo en la almendra que en los lomos, o debajo de la parte delantera de las camisas y o camisetas, o por las extremidades superiores e inferiores. Debe ser por ello que en verano, que vas con mangas cortas y pantalones fresquitos, me dan la publicidad esa de quitar los pelos de todo el cuerpo y que además se te pone el torso lleno de músculos cómo los colegas que vienen ahí impresos, aunque seguro que esos comen pocos cocidos con su tocinito, espinazo, esa morcilla al lado de su homónimo el morcillo,  que empujan hacia allá al trozo de pollo que está predestinado a terminar hecho croquetas. O tal vez que estos señores hacen gimnasia en exceso.
En la cabeza poco tenía ya el año pasado, y ahora lo tengo más blanco por los lados. Cierto es que voy acercándome a ser un Señor con sienes plateadas a juego con la perilla si estoy varios días sin afeitarme, con el atractivo que ello conlleva.

Aún no te he preguntado, no me des tu opinión, salao’ barra a’.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s