COCINAR EN LA TELE

Hola, ¿cómo estás?
Lo mismo y con un poco de suerte, sentado o sentada (por aquello del desdoblamiento de género), leyendo esto que me dio por escribir en algún momento, realmente lo he escrito hoy, pero como no sé cuándo lo vas a leer…

Seguramente que igual que yo, te has dado cuenta que se puso de moda el tema de cocinar en programas de la tele. Sí, y les ha dado por llevar a cocinar a famosetes, les plantan el delantal, hacen un poco el rollo, discuten unos con otros, lloriquean y listo. Bueno, a veces, alguno cocina.
Ahora si alguien te escucha decir que has cocinado un “rabo de ternera con reducción de Pedro Ximenez en cama de parmentier”, la gente dice eso de “cuanto daño está haciendo la tele”, pero realmente eso no hace daño. La tele hace daño si se te cae encima o te pillas los dedos al dejarla encima del mueble, normalmente si la estás moviendo con tu cuñao “el listo”, y el jodío la suelta de golpe antes de que lo hagas tú. Luego con decir – joe, se me ha escurrio’ – pues ya está excusado el colega, y tú con el dedo gordo como una morcilla y colorao’ como el pimentón de la Vera, o no sé… como a ti se te ocurra dentro del tema culinario que es lo que nos embarga en este texto. Encima tienes que comer con el espabilao’, que no sabe coger los cubiertos, no usa servilletas, se pone el jersey lleno de láminas, te lo pone todo perdido de migas de pan como si estuviera echando de comer a los gurriatos; pero ha visto el programa de cocinar en la tele, le puso atención el primer día que lo vio, escuchó algún concepto pero no sabe bien lo que quiere decir, y por supuesto lo va a soltar en cuanto tenga ocasión. Ahí apareces tú con tu paella, tan contento, con sus gambitas por lo alto, bien colocadas en formación; tus guisantitos, el limoncito cortado a picos, que casi te dejas el mismo dedo de la tele también con el cuchillo al clavárselo…  la sirves, y casi antes de probarlo, ya está el simpático del cuñaete: -de sabor está buena, pero le falla “el punto de cocción”.
¿Ves? De lleno, si estaba nervioso esperando que llegara el momento de decírtelo, que sepas que no ha cocinado en su vida, pero deja claro que ha visto el programa, sabe que el arroz necesita cocerse pero no sabe cómo, si con agua, con vino o con qué, y tiene que dar por saco independientemente de cómo esté el punto de cocción. A él sí que le falta un hervor, o dos.
También llama la atención el vocabulario que se usa en los programas de cocinar en la tele, como yo he puesto antes, todo termina en diminutivo (todo termina en -ita y en -ito, para los que no hicieron EGB) – cogemos la cebollita y la picamos en juliana, después echamos el ajito, bien picadito también y cuando esté todo bien pochadito añadimos dos vasitos de vino bueno; a ver, que si en lugar de usar un vasito, uso un vaso, con que eche uno ya vale y me evito de andar moneando; que se pueden usar cebollas en vez de cebollitas, y si ves que es mucho pues echas media, y la que sobra pues con papel film a la nevera, junto al limón seco, sin cáscara, que compraste para hacer el bizcocho ese del yogur. El ajito, que los ajos no son grandes, sobre todo si lo comparas con las cebollas, claro si tienes cebollitas y tienes que echar ajitos, pues si todo guarda proporción, igual tienes que echar diecisiete dientecitos de ajo. Un rollo cocinar así, no pienso comprar ni pimientitos, ni cebollitas, ni guisantitos, ni nada que termine en -ito, que parece que estuviera haciendo comidas para los gnomos.
Bueno, con una excepción o varias, si lo que voy a comprar es un corderito, o un cabrito, entonces sí, pero no pienso invitar y mucho menos a “el listo”, le dejaré tranquilo que siga viendo la tele.

Ale, a seguir bien y a disfrutar. Que ya has mareao’ la perdiz aquí un rat-ito.

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

VUELVE LA NAVIDAD

(RECUPERADO. TEXTO ESCRITO EL MIÉRCOLES, 11 DE DICIEMBRE DE 2013)

Un año más y como viene siendo costumbre, al menos desde que yo tengo conocimiento, siempre a finales de noviembre vuelve La Navidad y demás acontecimientos relacionados con esta Fiesta.
Luces de colores, abetos y pinos decorados, centros comerciales que vienen anunciándolo desde hace meses, cuando aún estábamos con el bañador puesto (ahí me he pasado un poco, pero así queda mejor, en plan crítica) . Turrón, bebidas con espuma, polvorones y roscos de vino se amontonan en las tiendas para endulzar lo que viene a ser La Navidad, sin olvidarnos de los coquitos y los mantecados con azúcar por encima, que cuando te vas a comer uno te pones perdido, con suerte si llevas camisa y no llevas un jersey de lana, que se queda adherido cual si decoro navideño simulando nieve, como la que se echa en El Belén, que comentado ha sido en otros lares, ya que pocas veces nevaba en Belén, ¿o quizá alguno de vosotros ha estado en Belén y nevaba? Si la respuesta es Sí, mándame la foto que lo demuestra; o por el contrario y haciendo alarde de mi selectiva incredulidad, te diré que no es cierto.
Para los niños es muy ilusionante, y escriben cartas a los Reyes Magos de Oriente, otros que con lo mayores que son, ganas tienen de pegarse esos viajes en camello, verás como al final alguno tiene un disgusto por tradionales que quieren ser. Joer, ¡que se inventaron las máquinas y son para algo! Pues no vienen ellos en camello, y luego traen coches y motos a los niños… y además teledirigidos, que en mis tiempos eran con cable, y ahora sólo llevan una antenita, pero hay que reconocer que antes hacíamos deporte al jugar con ellos, porque teníamos que ir detrás, y ahora como no hay cable… pues me siento en un banco y lo miro como funciona, luego a la larga se traduce en problemas de colesterol.
También viene Papá Noel, un viaje más cómodo porque viene en trineo, aunque también desde lejos, y bien abrigado que viene el hombre, suele traer menos regalos, o a veces ni viene, pues con su también avanzada edad, es normal que se pase por alto alguna chimenea, o que venga y no traiga para todos, pues se le ha olvidado algo en el trineo, y por no volver…
No sé si eres Padre o Madre, pero cuantas veces hemos usado a estos personajes para decir a los niños cuando no hacen algo que queremos: -¡Pues te está viendo Papá Noel!-  Verás tú la cara que se nos va a quedar cuando nos respondan: -¡Venga Papi! ¡Con lo mayor que es, como nos va a ver desde tan lejos!-

Qué bonito es vivir con esa Ilusión, incluso Mágica que entraña todo esto; qué bonito sería hacernos pequeños en muchas ocasiones, y poder vivir de nuevo con esa ignorancia, entre comillas.
Bueno, al final me pongo Navideño, lo estoy viendo, así que, hasta aquí hemos llegado hoy.

Espero que te guste, y por supuesto:
¡Felices Fiestas! ¡Ah! y límpiate, que ya te has estado comiendo un mantecado… que mira como tienes el jersey…

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

PROGRAMA DE RADIO CON MIS PEQUES

Buenas tardes a todos, incluso a ti también.
Esta vez seré breve y escueto porque simplemente quiero mostraros a los interesados el programa de radio que hicieron el pasado 26 de mayo mis lebreles, con sus nueve recientes y once años.
Espero que os guste, aunque igual les gusta más a vuestros jóvenes, ya que se trata de Diverclub, un programa de Radiosol, que emiten a diario de ocho a nueve de la mañana, y de cinco a seis de la tarde, y los sábados de 10 a 11, con el objetivo puesto en el público infantil mayormente.
Allá va. Que ustedes lo pasen bien.

https://www.ivoox.com/player_ej_26233777_4_1.html?c1=2d3070

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

BUENAS NOCHES, LAS QUE VIENEN

Hola majos barra as. Hace más de un año que no paso por aquí para dejaros una parrafada, estáis todos estupendos a pesar de que sois un año más mayores que la última vez, pero no pasa nada lo importante es como te sientes, y claro ahora dirás que estás hecho un chaval y todas esas cosas que gustais oir y deciros, siempre que la persona que tenéis enfrente no os haya dicho que  da gusto verte, que cada vez estás más joven… ¡venga ya! cómo vas a estar más joven, si eres un año más mayor, jodios mentirosos, que en cuanto se despiden de ti, agarran el móvil para llamar a alguien que te conocía y por supuesto la conversación es:
-Madre mía tía, me he encontrado con Alfredo, que estuvimos cenando con él y su chica el año pasado, ¿te acuerdas?…. Sí sí, ese tía, qué pena tía, cómo se estropean los cuerpos, le he visto más gordo, tía, con poco pelo y cómo si tuviera quince años más…
¡Será asquerosa y rabiosa la tía! Si el tema es que pasó de ti, y te jode que se casó con Mari Carmen que no podías ni verla cuando trabajabas con ella en “el Pryca”, que luego se pasó a jefa de recursos humanos de “Simago” y encima pilló un quinto premio de la lotería de Navidad el año que fue vendiendo participaciones un compañero, justamente el día que tú te habías cogido libre y llevaban todos menos tú…

En mi caso no estoy más joven, ni tengo más pelo, ni estoy más gordo que el año pasado, con lo cual, he llegado a la conclusión de que me mantengo estupendamente y me importa más bien poco o nada lo que tú digas al respecto, a ver si te voy a decir yo a ti que estás más joven que la última vez que te vi…

La única pega que me veo es el tema del pelo, no porque tenga poco, que me preocupa de manera directamente proporcional a la cantidad que poseo, sino porque me sale donde no es. Véase el caso de que no crece al mismo ritmo en la almendra que en los lomos, o debajo de la parte delantera de las camisas y o camisetas, o por las extremidades superiores e inferiores. Debe ser por ello que en verano, que vas con mangas cortas y pantalones fresquitos, me dan la publicidad esa de quitar los pelos de todo el cuerpo y que además se te pone el torso lleno de músculos cómo los colegas que vienen ahí impresos, aunque seguro que esos comen pocos cocidos con su tocinito, espinazo, esa morcilla al lado de su homónimo el morcillo,  que empujan hacia allá al trozo de pollo que está predestinado a terminar hecho croquetas. O tal vez que estos señores hacen gimnasia en exceso.
En la cabeza poco tenía ya el año pasado, y ahora lo tengo más blanco por los lados. Cierto es que voy acercándome a ser un Señor con sienes plateadas a juego con la perilla si estoy varios días sin afeitarme, con el atractivo que ello conlleva.

Aún no te he preguntado, no me des tu opinión, salao’ barra a’.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

NAVIDADES, EL RETORNO 

Una vez más, como las veces anteriores y para qué veáis que no soy pesado, vuelvo de nuevo a escribir más de un año después, y, casualmente el tema a tratar, momentos que vuelven con las Fiestas Navideñas.

Vuelven las comidas con los compañeros, amigos, familiares, a tomar vientos el colesterol, el ácido úrico y todo eso que llevamos un año cuidando por gusto o por prescripción médica en otros casos, hay que ver que queda bonito cuando usas alguna frase hecha que demuestra la riqueza de nuestro vocabulario y encuentras el momento apropiado para dejar constancia de ello, y para que los demás vean que eres una persona leída.

También y como no, las luces esas tan bonitas en algunos casos, que adornan y engalanan (ésta es también para dar fe de lo anterior, aunque no suelo usarla) nuestras calles y avenidas, y que no hay que confunfir con esas que están encima de un palo verde, que se llaman semáforos, porque de lo contrario vienen esos señores que velan por nuestra seguridad y te hacen polvo el dinero de los polvorones, los mantecados de Estepa, o de Mercadona y te toca pasar las fiestas en el mejor de los casos a base de peladillas, que son esas cosas blancas que hay en las bandejas de dulces navideños, pegadas al papel de plata que decora el recipiente en cuestión  (para más detalles lee otro post que me dió por escribir no sé si el año pasado o el otro antes).

Las San Silvestres, muy bien, hay que hacer deporte, nada de vida sedentaria (ésta venía creo cuando me dijeron lo del colesterol) pero coño, no se puede hacer cuando haga menos frío, que ves a los corredores escondidos dentro de un montón de capas que cual cebolletas se van quitando con el paso de los kilómetros y empiezan a ponerse las caras coloradas, luego a sudar, y luego ale, se acabó la carrera y a quién has dejado la chaqueta del chándal y la sudadera no viene a buscarte al final de la carrera, o no le ves fruto del cansancio lógico, y pum, a otro día malo, tosiendo y con muy pocas ganas de ver a los colegas y familiares para tomar un vinito y comer unas ricas viandas, y para rematarlo llega el gracioso que tenía tu chaqueta y te dice: “eso es que anoche cogiste frío”…  Claro que te darán ganas de matarle, pero y tú, para que no corres cuando haga bueno. Claro está que en la San Silvestre de verdad eso no pasa, pero claro es que tú te has gastado menos euros, y estás corriendo la de tu barrio, que probablemente no coincide con la de verdad. Eso sí las zapas que llevas son como las del que ganó la maratón de Nueva York hace tres años, de marca, con motivos que lucen en la oscuridad, y con cordones bien apretaditos también relucientes cuando les da la luz, para que no te pille un coche cuando vas corriendo y hay poca visibilidad, vamos, que es de noche. Me quedo con las carreras populares de pueblos con buenos bares y pinchos para cuando terminas, o bueno, cuando vas a verlo.

Se pueden tratar otros temas, pero de momento ya te has enterado de muchas cosas. No sé si escribiré antes, pero por si acaso Felices Fiestas, y ojito con los semáforos.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

ESTA VEZ ME ADELANTO YO A LA NAVIDAD

Hola amigos, y a los que no lo son también Hola.

Hoy me ha dado por asomarme al tema éste de mi blog, que ya hacía tiempo que no leía, vamos que tampoco hay tanto que leer, y me he dado cuenta que las dos publicaciones que hay son de la época de la Navidad, y bien, no es un tema que disguste a la gente, y menos aún a los responsables de las campañas de publicidad de las grandes superficies, pero esta vez me he querido adelantar a esta etapa anual, aunque tengo que decir sinceramente, que no he sido capaz, y voy a intentar contaros el por qué.

En unas de mis actuaciones rutinarias cuando mi nevera y el armario adyacente piden víveres, me dirigí a una de estas grandes superficies, tarjeta en el bolsillo para hacerme con ciertos productos necesarios para poder sobrevivir sin pasar hambre, vamos que fuí a pillar algo de comida; y ya de paso también algún artículo de estos que están en los pasillos de limpieza porque empezaban a excasear en casa. Primeros días del mes de octubre, y cuando acababa de echar en mi cesto un bote de desodorante para los zapatos, sin maldad ninguna, y relajado… ¡¡Sorpresón al salir hacia el pasillo central!! ¡¡Allí estaba!! un palé lleno de turrón… y tras unos momentos de recapacitación y meditación, pero poca, llegué a una conclusión: – No puede ser, eso lo tenían en el almacén detrás de un palé de comida de perros, no se habían dado cuenta y lo han sacado antes de que caduque, bah, es del año pasado fijo.

Miedo me da ir a otra de estas grandes superficies, (de aquí en adelante si las vuelvo a nombrar “GS”) (como aquél coche de hace tiempo, que algunos recordarán y otros no, con lo cual obviaran este paréntesis y seguirán leyendo como si tal cosa) que venden muchas cosas de bricolaje y que según entras te pegas de lleno con los pastores, los cerditos, los patos grandes con tres o cuatro patitos pequeñitos, que son de temporada, porque esos se pierden fijo al recoger el musgo, la arena o lo que haya hecho de suelo este año en tu Belén, se esconden entre medias, y lo mismo van al envase de los residuos sin querer… Pues sí, que vas a comprar unas brocas para agujerear la pared de casa, y a por unos tornillos de métrica 3 con cabeza avellanada para llave Allen, que encima no los tienen, y tienes que pasearte por delante, y si te has llevado a los pequeños… pues claro, quieren verlo, con lo cual cuando vuelves a casa ya no tienes tiempo de agujerear la pared, y encima no te has traído los tornillos. Ale, mañana perdida, pero has visto las figuras de este año, los arbolitos de fibra óptica que cambian de color, y el abeto blanco, que mola mucho y tienes la versión en miniatura por si te interesa más, ¡qué me da igual, que no lo voy a comprar señor tendero! que vengo a por brocas de widia y tornillos de métrica 3 con cabeza avellanada…

Bueno, pues eso, que en unos días a empezar con el temita, y no os enfadéis.

¡A Pasarlo Bien!

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

DESPUÉS DE CASI UN AÑO…

Ya mismo estamos otra vez en esas fiestas, que algunos dicen entrañables, y no por fecha, sino porque a los centros comerciales se les ha ocurrido que a la vez que ponen los productos de esa fiesta importada que se celebra el 31 de octubre, pues por qué no empezar a colocar ya en las estanterías las bolas de navidad, las guirnaldas de colores, el papá Noel de metro y medio, que a ver quién guarda eso luego y dónde durante todo el año… esas figuras tan grandes, y que tanto llaman la atención en la cabecera de los pasillos centrales de las grandes superficies, deberían ser para llevarlas en acogida y luego devolverlas, porque al menos en mi casa, estorban, y no es plan una vez que han hecho su dudosa función durante las fiestas navideñas, darles pensión todo un año detrás de los abrigos en el armario. Menudo susto si te pilla un día medio dormitando, se te ocurre ladear el forro polar, y te encuentras ahí al susodicho, mirándote con esa cara, que aunque simpática, joder, no es para encontrársela así de improviso, y encima dentro de tu armario. Si al menos se doblaran por la mitad, pues bueno, igual entraban detrás de los jerseys, o si se desarticularan, pues los guardas a trozos entre los calzoncillos y los calcetines, en los cajones de la mesita de noche mismamente.

Por supuesto que están también los dulces, que es cierto que apetecen más fuera de temporada, pero coño, no tan pronto, que casi no ha pasado el calor, y ya tienes ahí los turrones de chocolate, que no están malos, pero todos sabemos lo que pasa con el turrón en la bandeja si lo dejas al calor, que a todos nos ha pasado, tanto tiempo pasa la bandeja en casa durante las fiestas, que con la calefacción, se quedan pegados los trozos de turrón al papel ese chulo que venden para colocar sobre el fondo del plato. Aunque en muchos sitios, también se usa el socorrido “papel albal”; no me digáis que no quedan bonitas las bandejas forradas de papel de aluminio, bueno, más que bonitas quedan tradicionales, y además si se reutiliza, va siendo más bonito de cada vez, porque se van quedando los restos de turrón ahí, y cuando vas a coger una peladilla tiene adherido un resto de turrón del duro, que viene a ser una cosa blanca que parece que no quiere separarse de la bandeja, y unido a la peladilla de la que estás tirando puede llegar a formar un hilo de incluso unos diez centímetros hasta que por fin se despega de la bandeja, como rindiéndose a tus deseos de devorar una peladilla, que realmente no es que te apetezca, pero como te han ofrecido, por no hacer el feo, coges eso que es lo más pequeño, pero claro, como lleva mucho tiempo ahí, porque a casi nadie le gustan… pues te llevas el hilo.

No quiero sentar precedentes, pero sí que cuando veáis este año las bandejas, bien sean con papel bonito de ribetes, o forradas con papel albal, os acordéis de LA MAGIA DE FER, y por supuesto pillar peladillas, que hay que darlas salida.

¡A pasarlo bien! y en breve, más boberías.

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , | Deja un comentario